Palacio de Aguas Corrientes

El Palacio de Aguas Corrientes (llamado oficialmente Gran Depósito Ingeniero Guillermo Villanueva) es un edificio emblemático de la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Fue construido para alojar los tanques de suministro de agua corriente de la creciente ciudad a fines del siglo XIX, envueltos en un exterior suntuoso de materiales importados cuyo arquitecto fue el noruego Olaf Boye (1864-1933) que llegado a Buenos Aires en 1885 trabajó con renombrados arquitectos locales como Juan Antonio Buschiazzo, Adolfo Büttner y Carlos Altgelt. La supervisión del proyecto estuvo a cargo del sueco Carlos Nyströmer. Se encuentra en la Avenida Córdoba nº 1950, barrio de Balvanera y es un Monumento Histórico Nacional.

 

 

Descripción

El edificio es uno de los más exuberantes de Buenos Aires, y una muestra de la arquitectura ecléctica que encantaba a las clases altas que gobernaron la Argentina hasta 1916. El estilo puede encuadrarse dentro del impuesto en el Segundo Imperio Francés, y se destacan las piezas de cerámica policromada y los abundantes ornamentos en la fachada.

 

Actualidad

En su interior funcionan el Museo del Patrimonio Histórico, el Archivo de Planos Domiciliarios, y dependencias administrativas de la empresa.

En 2015 la empresa estatal Aysa comenzó la primera etapa del Plan de Recuperación Progresiva del Palacio de Aguas de la avenida Córdoba. para restaurar sus torres, cresterías y pizarras luciendo como en 1894.

 


https://es.m.wikipedia.org/wiki/Palacio_de_Aguas_Corrientes

https://www.aysa.com.ar/

Palacio de Aguas Corrientes

Riobamba 750, C1025 ABP, Buenos Aires
jueves 9:00–13:00
14:00–17:00
viernes 9:00–13:00
14:00–17:00
sábado Cerrado
domingo Cerrado
lunes 9:00–13:00
14:00–17:00
martes 9:00–13:00
14:00–17:00
miércoles 9:00–13:00
14:00–17:

Aguas_Corrientes

 

aguas corrientes

 

 

 

Anuncios

Laguna de los Pozuelos, Jujuy, Argentina

El monumento natural Laguna de los Pozuelos es un área natural protegida de Argentina, que se ubica en el norte de la provincia de Jujuy en abarcando parte de los departamentos RinconadaYavi y Santa Catalina. Tiene 16 224 hectáreas y pertenece a la ecorregión de la Puna.

Características generales

Se encuentra entre las localidades de Rinconada, Lagunillas, Yoscaba, Cieneguillas y Pozuelos. Protege la laguna de los Pozuelos junto a su avifauna acuática, compuesta por especies exclusivas del ambiente de la Puna. Por su relevancia como hábitat para numerosas aves acuáticas en 1990 fue incluida en la lista de humedales de importancia internacional como primera reserva de biosfera de Argentina. El 4 de mayo de 1992 se la incluyó en la lista de Humedales de Importancia Internacional o Sitio Ramsar. Fue designado como Sitio de Importancia Internacional de la Red Hemisférica de Reservas de Aves Playeras (RHRAP) en mayo de 2014.

Para la legislación argentina un monumento natural es un área, cosa, especies vivas de animales o plantas, de interés estético, valor histórico o científico, a los cuales se les acuerda protección absoluta.

 

 

 

Fauna

Su principal atractivo lo constituye la gran variedad de aves acuáticas, muchas de ellas exclusivas de los ambientes de la Puna. Los más llamativos son los flamencos (alrededor de 25.000). Estas aves acuáticas de gran tamaño nidifican en playas, formando colonias. Construyen sus nidos de barro donde ponen un huevo o raramente dos y se alimentan con minúsculas algas e invertebrados. Hay presentes tres especies en esta área protegida:

Tienen dietas diferentes entre sí, ocupan «nichos ecológicos» distintos, así no compiten por alimento. Los acompañan gallaretas y patos.

Sobre los terrenos circundantes se encuentran manadas de vicuñas, camélido sudamericano de valiosa lana, junto a grupos de ñandúes, petisos o suris cordilleranos.

Desde 1990 hasta 1995 la Laguna sufrió una continua retracción, llegando a tener 100 ha en el período más seco. La laguna concentra una rica y variada avifauna acuática que incluye 44 especies. En la desembocadura del río Cincel se concentran grandes cantidades de patos como el maicero, el barcino y el puneño. Este último es exclusivo de la región. Se lo reconoce por su capucho oscuro y pico celeste azulado. En cambio el maicero, el barcino, el colorado y el juar-jual, habitan otros ambientes además de la Puna, si bien algunos son razas endémicas de esta región.

Entre las gallaretas se encuentran tres especies: la andina, la cornuda y la gigante. Son aves acuáticas que se alimentan principalmente de plantas y de pequeños invertebrados. Construyen sus nidos con juncos y otras plantas acuáticas. Se diferencian por sus escudetes frontales de distintas formas y colores.

Los chorlitos son aves pequeñas o medianas con pico y patas largas. Se alimentan de insectos, larvas y vegetales. Algunos nidifican en el hemisferio norte y migran anualmente a la Argentina; otros nidifican en la patagonia y migran hacia el norte del país. Grandes bandadas de chorlitos frecuentan la laguna durante sus migraciones, escapando al invierno de las regiones árticas. Hay varias especies que son exclusivamente locales como el chorlito serrano, el chorlito de vincha y el tero serrano. La avoceta andina, también endémica, se caracteriza por su largo pico -muy fino y curvado hacia arriba- adaptado para la captura de pequeños invertebrados.

Es una de las áreas importantes para la conservación de las aves en Argentina

 


https://es.m.wikipedia.org/wiki/Monumento

Laguna de los Pozuelos, Jujuy, Argentina

 

Iglesia de San Ignacio, Buenos Aires

Montserrat, en Buenos Aires. La primera iglesia, de adobe, fue construida por la Compañía de Jesús en 1675. En 1686, se construyeron la torre sur y la fachada actual con ladrillos, y en 1712comenzó la actual construcción. Fue inaugurada en 1722 y se consagró, ya terminada, en 1734.

Es la iglesia más antigua que se conserva en Buenos Aires, y forma parte de la Manzana de las Luces. En 1942 fue declarada Monumento Histórico Nacional.

Actual iglesia

Desde 1710, según planos del jesuita Juan Krauss, comenzó a edificarse la iglesia actual, que conserva aquella torre sur y muro frontal originales de 1686: junto con un tramo de galería subterránea del desaparecido Fuerte, son los elementos arquitectónicos más antiguos de la ciudad. Juan Krauss no vería el final de su obra, pues fallece en 1714, y para finalizarla le suceden varios arquitectos jesuitas: Juan WolffJuan Bautista PrímoliAndrés Blanqui y Pedro Weger. Estos arquitectos realizaron la obra entre 1712 y 1722. El templo fue diseñado con la típica planta en cruz, con naves laterales con arquería y un primer piso abierto al espacio central. Con decoración barroca y altares destellantes. La fachada presenta una triple arquería con pórtico entre dos columnas y grandes ménsulas invertidas, con la fachada rematada por la espadaña coronada por dos copones.

La Iglesia de San Ignacio deriva del modelo de la iglesia del Gesu de RomaItalia. La fachada barroca, no concuerda con el interior grave y austero. La planta de cruz latina, con cúpula y cinco profundas capillas por cada nave lateral, mostraba en sus retablos coloniales, realizados por maestros artesanos, toda la majestuosidad que al culto era necesaria.


 

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Iglesia_de_San_Ignacio_(Buenos_Aires)

Santa Catalina, Jujuy, Argentina

Santa Catalina, el pueblo más al norte de la Argentina

 

Santa Catalina es una localidad del noroeste argentino, y cabecera del departamento homónimoprovincia de Jujuy. Es la 2.ª localidad permanentemente habitada más norteña de la Argentina, luego de El Angosto. Se encuentra a 67 km al oeste de La Quiaca.

Es un lugar minero, con ex yacimientos auríferos, teniendo en su río la tentación de hallar, mediante un cedazo, pepitas de oro. Hay cría de llamasovejas y cabras.

 

Turismo

  • Antigua Iglesia del siglo XVII, con arte de la imaginería colonial. Está frente a la Plaza principal, al lado del viejo edificio de la familia Saravia, formando un conjunto arquitectónico. La torre, de 10 m, tiene tres pisos telescópicos, con el mismo ancho de la nave (10 m), construida por encima del dintel. El atrio, contenido en la torre, sigue a una nave de 32 m, cuyos antiguos altares se reemplazaron por otros del siglo XX.

Santa Catalina también es conocida por la elaboración de quesillos artesanales.

Sismicidad

La sismicidad del área de Jujuy es frecuente y de intensidad baja, y un silencio sísmico de terremotos medios a graves cada 40 años.

  • Sismo de 1863: aunque dicha actividad geológica catastrófica, ocurre desde épocas prehistóricas, el terremoto del 4 de enero de 1863 (156 años), señaló un hito importante dentro de la historia de eventos sísmicos jujeños, con 6,4 Richter. Pero nada cambió extremando cuidados y/o restringiendo códigos de construcción.
  • Sismo de 1948: el 25 de agosto de 1848 (171 años) con 7,0 Richter, el cual destruyó edificaciones y abrió numerosas grietas en inmensas zonas
  • Sismo de 2009: el 6 de noviembre de 2009 (9 años) con 5,6 Richter

 

Santa Catalina, el pueblo más al norte de la Argentina

Si alguna vez se preguntaron dónde termina la Argentina, o dónde empieza, este pueblo responde a ese interrogante. En el límite con Bolivia y a sólo 60 km de La Quiaca, en plena Puna jujeña , es la excusa para descubrir esta zona septentrional de cerros colorados y poblados al margen de las rutas y la modernidad.
Las llamas caminan orondas por las calles de Santa Catalina.Las llamas caminan orondas por las calles de Santa Catalina. Fuente: Lugares – Crédito: Xavier Martín

Muy pocas veces salió Santa Catalina en los diarios. ¿Qué hecho de magnitud podría suceder en un pueblo de 400 habitantes a 3.800 metros de altura, ubicado en el último confín de eso que llamamos patria, apenas un punto perdido en el vértice que dibuja la provincia de Jujuy en el extremo norte del territorio? Que alguien encuentre una pepita de oro en el río, que caiga una lluvia después de tres meses de sequía, que se defina por penales el campeonato de fútbol o aparezca muerto un puma… Pero todo queda en el boca a boca local, no trasciende del marco de estos cerros colorados con puntas redondeadas que aportan surrealismo al estado de apunamiento que tenemos los que venimos de afuera (o de abajo).

Las proximidades de Santa Catalina.
Las proximidades de Santa Catalina. Fuente: Lugares – Crédito: Xavier Martin

Hubo una excepción, cuando a comienzos del 2001 la comunidad fue la elegida para que Mercedes Sosa cerrara una serie de conciertos llamados “Argentina en vivo”, organizados por la Secretaría de Cultura de la Nación, que se televisó por Canal 7 a todo el país. Si León Gieco había terminado la primera edición desde la Antártida, tenía sentido que se realizara el último show de la segunda en la otra punta del país.

La potente voz de la Negra hizo vibrar esta tierra agrietada y arrimó a miles de pobladores de los parajes cercanos, igual de remotos y desconocidos, desde Oratorio y San Juan de Oros hasta Rinconada, que agitaban sus pañuelos desparramados por las laderas. Fue un hito –”el” hito– en la breve historia de Santa Catalina.

Oscar “Cacho” Solís supo aquel día que pasarían unos cuantos años hasta que se repitiera un evento semejante en su pueblo. Por eso no dudó en registrar cada momento del recital. “Yo tenía una Panasonic 3000 y filmé todo, hasta le hicimos una entrevista a Mercedes”, cuenta orgulloso.

Cachito y su mujer, Carmen, atienden el Hostal Don Clemente, uno de los tres alojamientos “formales” del pueblo. Es donde recalan los turistas que llegan, de forma voluntaria o porque se perdieron. Hubo un breve tiempo, cuando se comenzó con el cambio de trazado de la RN 40 en que se habló de que concluyera aquí, como punto más septentrional de la Argentina. Fue un breve veranito en la historia de Santa Catalina, había más gente de paso. “Venían franceses o alemanes en moto. No sé de dónde eran, pero no se les entendía nada”, cuenta.

Una habitación del Hostal don Clemente.
Una habitación del Hostal don Clemente. Fuente: Lugares – Crédito: Xavier Martin

Con el trazado actual, en cambio, llegan únicamente los que se desvían, incluidos los extranjeros. La Quiaca queda a una extensa hora de ripio. El enclave donde oficialmente termina la RN 40 y que los porteños usamos como sinónimo de “algo que está lejísimos” es como Manhattan al lado de Santa Catalina. Para los lugareños es la tierra prometida, con posibilidades de trabajo, señal de teléfono y acceso a las tentaciones urbanas. Todos los días a las 6.30 de la mañana pasa un colectivo de línea, desde y hacia la gran ciudad.

En la plaza San Martín, una brisa cálida acaricia levemente. La iglesia colonial está enfrente y, en diagonal, el Museo Regional Epifanio Saravia, cerrado por la siesta. Cada 25 de noviembre, día de la Virgen de Canchillas, la patrona local, este lugar se transforma en el epicentro de fogatas, danza de suris y el ritual de la cuarteada: dos personas tironean medio cordero al ritmo de las coplas, que tiene que desmembrarse antes de que termine la ceremonia.

La iglesia de Santa Catalina y su torre de tres pisos datan del siglo XVII.
La iglesia de Santa Catalina y su torre de tres pisos datan del siglo XVII. Fuente: Lugares – Crédito: Xavier Martin

Después de hacer el “city tour”, es decir, recorrer las tres cuadras de casas de adobe y techos de paja, intactas como si los años no hubieran pasado, lo que queda es salir a explorar los pueblos linderos y para eso hace falta un buen vehículo y la compañía de un guía, porque a estos caminos de tierra sólo los conoce Dios, algunos aventureros y quienes nacieron entre estas montañas. Nosotros vamos con dos: el guía Santiago Carrillo de Corpachac ( ver nota Quebrada de Humahuaca), conocedor de la geografía y diestro en el volante, y Cachito, que es baqueano.

El Angosto y Cabrería

Créase o no, hay vida más al norte de Santa Catalina. En El Angosto, a 45 km, viven unas 40 familias al pie del cerro Branqui, en cuya cima se encuentra el hito que señala el límite con Bolivia. Con suerte aparece en los mapas y ni la tecnología compensa la falta de pistas humanas: a esa altura, el GPS colapsa y deja el relojito de arena “pensando”; si se engancha alguna radio, se alternan las frecuencias argentinas y bolivianas, y hay que despedirse del 2G, 3G, 4G. Resígnense: el smartphone no es tan smart, y resulta más bien inútil a estas alturas. Los límites son tan difusos que no existe la noción de “acá” o “allá”. El vaivén de pastores y caravanas de llamas entre esta comunidad y Mojinete, su equivalente boliviana del otro lado de los cerros, es el único tráfico de la zona.

El Angosto es un poco más al norte de Santa Catalina. del otro lado de sus cerros, ya es territorio boliviano.
El Angosto es un poco más al norte de Santa Catalina. del otro lado de sus cerros, ya es territorio boliviano. Fuente: Lugares – Crédito: Xavier Martin

Llegar a El Angosto no es cosa fácil. Hay que sortear el ripio y la cornisa, siempre que el camino no esté muy fangoso. Antes, es necesario vadear los ríos Peña Colorada y Santa Catalina, y trepar a más de 4 mil metros por una ladera poblada de cardones y queñuas. Cachito se mete un puñado de hojas de coca en la boca y renueva el montículo a cada rato. “Yo coqueo para no dormirme y para que no me dé hambre”, explica, mientras habla sin pausa y cuenta que en esta zona se come mucha carne de quirquincho y “calapurca” (guiso de maíz, carne, papa, pimentón y cebolla de verdeo, preparado con piedras calientes).

El momento culminante es cuando llegamos al filo de la cornisa y se abre enfrente una imponente cadena de montañas rojizas. “Otra que el Cañón del Colorado”, chicanea Cachito, aunque nunca haya visto el gran parque norteamericano. El camino desciende en un abrupto zigzag hasta convertirse en una huella de tierra roja que se pierde entre los churquis, una especie de árbol muy espinoso y de abundantes ramas que imprime un verde claro a este valle fértil, con un microclima apto para el cultivo de papas, habas, choclo y cebada. Es un paisaje inédito, más propio de los Valles Calchaquíes que de la Puna profunda.

El hito que marca el límite con Bolivia.
El hito que marca el límite con Bolivia. Crédito: Xavier Martín

Enseguida aparece la canchita de fútbol, con el mismo rango de importancia que la escuela y la capilla, donde dos hombres están en plena refacción. Resulta que hace unas semanas cayó un rayo y rompió la torre que alberga el campanario. Las campanas se salvaron de milagro. Mientras, cuelgan de las ramas de un churqui.

Sale humo de las chimeneas de adobe y el charqui se seca al sol entre sábanas y alguna camiseta de Messi. Caminando las calles de El Angosto, uno se siente claramente forastero. Los pobladores se asoman a la puerta a pispear las nuevas presencias, los perros nos siguen en caravana y el policía del destacamento se acerca para charlar un rato: “Ahícito nomás está la frontera –explica, señalando un cerro–, pero para nosotros es como si no existiera el límite. Pasamos para allá y ellos para acá”.

Hay una forma de unir El Angosto con La Ciénaga, a través del cauce del río. Lo intentamos, pero es bastante complicado, así que desandamos el camino hasta Santa Catalina y tomamos rumbo sur por la ruta 65. Pasamos de largo Oratorio, donde la capilla ahora tiene como competencia una iglesia evangelista. Entre risas, dice Cacho que “algunos se hacen evangelistas para dejar de tomar alcohol. Después vuelven a la iglesia católica y siguen tomando”.

Imagen de la capilla de El Angosto.
Imagen de la capilla de El Angosto. Fuente: Lugares – Crédito: Xavier Martin

Siguiendo hacia el oeste por un camino de tierra y cornisa se llega a la quebrada de Cabrería, cerca del río San Juan, enmarcada por altos farallones color ladrillo. Si esta formación rocosa se encontrara cerca de alguna ruta, en cualquier lugar más accesible, probablemente sería un atractivo turístico; incluso podría tener un pequeño centro de interpretación anexo. Pero acá está solitaria, apenas conocida por los locales. Y es una maravilla, con todas las letras.

El amor en dos tiempos

Felisa Rufino Saravia y Luis Eleazar Cappiello son los propietarios Hostal Don Clemente. Actualmente viven en Salta, pero su amor nació en Santa Catalina y tiene ribetes de película. Se conocieron cuando tenían 20 años. Felisa era docente en Casira y Luis, jefe gendarme en el destacamento de Santa Catalina, enviado desde su natal Montecarlo, en Misiones. Él jura que fue un flechazo inmediato. Noviaron unos dos años (el tiempo que duró el cargo de Luis en Jujuy) y después cada uno siguió su ruta. Ella se fue a vivir a Salta, se casó, tuvo hijos. Y él hizo lo propio en Catamarca.

Pasó el tiempo, los dos se separaron y a Felisa le picó el bichito del primer amor. “Yo –dice ella– estaba siempre pendiente de él”. Habían pasado 42 años desde el último beso, en Santa Catalina. Se propuso buscarlo por todos los medios (antes de Internet), hasta que dio con un amigo en común en la guía de teléfono. Lo llamó y el amigo le avisó a Luis… ¡tres años después!

Los altos farallones de la Quebrada de Cabrería, a pocos kilómetros de Santa Catalina..
Los altos farallones de la Quebrada de Cabrería, a pocos kilómetros de Santa Catalina.. Fuente: Lugares – Crédito: Xavier Martin

Nunca es tarde para el amor: apenas se enteró del renovado interés de su ex novia, él se comunicó con ella y empezaron a hablar todos los días horas y horas hasta la madrugada, como adolescentes. Duró un par de años el contacto telefónico a larga distancia.

Un día, Luis sorprendió a Felisa: “Me voy a Salta a buscarte”, le dijo. Ella no se negó, al contrario. Semanas después, lo fue a esperar a la terminal de ómnibus de Güemes. Recuerda que era un manojo de nervios, hasta que vio a Luis bajarse del micro y le volvió el alma al cuerpo. Se reconocieron al instante, aunque no se habían visto ni en foto desde ese último beso. Él se acercó, la besó, la alzó en sus brazos y le dio una vuelta en el aire (así lo cuenta él). Desde el reencuentro, llevan juntos seis años, inseparables y enamorados como a los 20.

Piscuno y Casira

Antes de volver, hay dos paradas que valen la pena. La primera es en el pueblo de Piscuno, sobre la RP 87, 13 km al este de Santa Catalina. Tiene una sola calle, una iglesia y una escuela. Nada del otro mundo. Su particularidad es que en el medio del caserío está el hito que marca la frontera con Bolivia. Así de mínimo como es, el pueblo es binacional y a su escuela de maestras argentinas asisten niños bolivianos que cruzan la frontera, desde el patio de su casa.

Una artesana de Casira.
Una artesana de Casira. Fuente: Lugares – Crédito: Xavier Martin

La otra parada es en Casira, a 45 km de La Quiaca. Todos sus habitantes se dedican a la alfarería y entrenan sus manos para confeccionar ollas, fuentes, jarras, tinajas y macetas de arcilla roja, que ofrecen a los turistas. Las manchas negruzcas de la cocción, realizada en un hoyo excavado en la tierra, prueban que el proceso es artesanal de principio a fin. Comprar una de estas piezas tiene doble propósito: contribuir a la economía del pueblo y llevarse de vuelta a casa un pedazo de esta tierra ancestral

 


https://es.m.wikipedia.org/wiki/Santa_Catalina_(Jujuy

https://www.lanacion.com.ar/turismo/

viajes/santa-catalina

Hotel de Inmigrantes

El antiguo Hotel de Inmigrantes fue construido en las inmediaciones del embarcadero del puerto de la ciudad de Buenos Aires a principios del siglo XX con el objetivo de “recibir, orientar, alojar y ubicar” a los inmigrantes que, en ese momento, arribaban desde Europa u otros lugares al principal punto de ingreso de la Argentina

 

 

Historia

En 1857 se fundó, de forma particular, la Asociación Filantrópica de Inmigración, que obtuvo una subvención gubernamental y la concesión de los terrenos anexos al puerto de Buenos Aires (parcelas de la actual Estación Retiro) en los que se levantaría el primer Hotel de Inmigrantes. Este pequeño edificio se inauguró en agosto de ese mismo año con la llegada de un contingente de suizos, estaba en la esquina de la actual Avenida Leandro N. Alem y Corrientes, y funcionó hasta 1874. Un segundo edificio del Hotel de Inmigrantes estuvo entre 1881 y 1888 en el lote de calle Cerrito 1250, donde hoy en día está la sede del Centro Argentino de Ingenieros, pero la explosión migratoria que comenzó a vivirse en Buenos Aires lo saturó rápidamente.

 

Actualmente

El hotel dejó de funcionar en 1953 y en 1995 fue declarado Monumento Histórico Nacional En la actualidad este predio pertenece a la Dirección Nacional de Migraciones y el antiguo Hotel de Inmigrantes fue convertido en el Museo de la Inmigración («Museo Hotel de Inmigrantes»). Este cuenta con una muestra estática permanente que es visitada sin costo alguno por gran cantidad de personas, turistas y contingentes de alumnos de escuelas públicas y privadas de todo el país, debido a su gran valor histórico. En diferentes oportunidades, se ofrecen sus instalaciones para la realización de muestras por parte de las colectividades descendientes de aquellos primeros ocupantes del Hotel. El museo cuenta con una biblioteca especializada

 


https://es.m.wikipedia.org/wiki/Hotel_de_Inmigrantes

La Hoya, Argentina

La Hoya es un centro de esquí y snowboard, ubicado a 13 km de la ciudad de Esquel en la provincia del ChubutArgentina.

 

 

La orientación sur del cerro hace que sus pistas reciban poca insolación, por lo que se crean las condiciones necesarias para la formación de la nieve en polvo que lo caracteriza y hace atractivo internacionalmente. Como su nombre lo indica, tiene la forma de un hoyo o anfiteatroubicado a espaldas de la trayectoria del Solen el cielo, por lo cual conserva nieve hasta entrado el mes de octubre, época en la que se puede practicar el deporte con poco abrigo.

Cuenta con sectores para la práctica del esquí alpino aptos para principiantes, avanzados, expertos y de competición; un área para esquí de travesía y un snowpark.

Casi como una historia paralela con la mayoría de los centros de esquí, La Hoya en sus comienzos (década del ’30) no fue más que un “área nevada cercana al pueblo” que algunos vecinos aprovecharon para su recreación, llegando hasta allí a caballo.

En los albores de la década del ’40 el Regimiento de Montaña Nº 21 de Esquel construye refugios y senderos para sus actividades. Algo más de 10 años luego el Ejército suspende sus trabajos y cede los refugios al joven Club Andino Esquel (CAE – creado el 1 de noviembre de 1952), sentando la base para la práctica del deporte invernal.

 

 

Tocando la mitad de la década del ’50 se comienza (a fuerza de barreta, picos y palas) las obras para construir el camino. Con la conformación de un consorcio entre Vialidad Provincial, Municipalidad de Esquel, Cámara de Comercio, el CAE y la colaboración de gran cantidad de vecinos; dos temporadas después el camino fue inaugurado. Así se dio inicio a una nueva etapa, donde el CAE (que tuvo una intervención fundamental en la organización del actual complejo La Hoya), socios y amigos realizaron el relevamiento de las pistas.

Así la provincia del Chubut, a través de la Dirección de Turismo asume la responsabilidad de desarrollar el Centro de Deporte de Invierno (CDI). En trabajo conjunto entre el CAE y Dirección de Turismo se hicieron todos los estudios y anteproyectos para los edificios y los primeros medios


https://es.m.wikipedia.org/wiki/La_Hoya_(Argentina)

Mirador Galeria Guemes

Torreta con mirador, hecha en acero y revestida en cobre

MIRADOR

Torre Mitre, piso 14

 

VISITAS

Lunes a Viernes 15 a 17:40hs

Valor de la entrada: $100

(residentes argentinos: $50)

Capacidad máxima
25 personas por grupo

(menor acompañado de un adulto)

Horario Tarde
15:00 – 15:20 – 15:40 – 16:00 – 16:20 – 16:40 – 17:00 – 17:20 – 17:40

Para grupos que deseen visitar el Mirador por la mañana, consultar al 4331-3041 Int. 209

 

http://galeriaguemes.com.ar/mirador

El Uritorco, provincia de Córdoba, Argentina

El Uritorco es un cerro de 1949 msnm en el centro de la Argentina, situado en el norte del Valle de Punilla, próximo a Capilla del Monte, en la provincia de Córdoba, accesible por las rutas RN 38 y provincial 17. Su cumbre es la máxima elevación de la Sierras Chicas, llamada antiguamente Viarava. Es considerada la sexta Maravilla Natural de Córdoba.

 

Bastón de Mando

Segun el Dr. Alfredo Terrera, en 1934, en las cercanías del cerro Uritorco habría sido hallado un bastón de piedra, al que se llamó Bastón de Mando, afirmando, sin presentar pruebas, que fue ordenado construir con la piedra de basalto por el Gran Cacique Voltán de los Comechingones hace más de 8.000 años

Mitología

El cerro Uritorco fue una montaña sagrada para los antiguos pueblos (por ejemplo los comechingones), también lo fueron otras zonas que habitaban los nativos como el Cerro Minas, Los Terrones, Cerro Colchiquín, Ongamira. Muchos descendientes dicen que en el cerro Colchiquín, o Charalteca, un supuesto hecho ocurrió durante la conquista española (en el siglo XVI) a un conjunto de nativos asediados por las tropas reales. En represalia por la muerte del capitán Blas Rosales (realizando un censo para conocer la cantidad de nativos que existía en la época) se refugiaron en el cerro y para no dejarse tomar prisioneros se habrían arrojado suicidándose desde la ventosa cumbre para no caer en la esclavitud. Tal hecho habría ocurrido en el cerro Colchiquín, ubicado unos 20 kilómetros al noreste del Uritorco, en la zona de las grutas de Ongamira.

La sierra que conforma el cordón que forma el Uritorco recibe el nombre real de Viarava , nombre comechingon, o Sierra Chica.

Desde los años ’80, la zona ha dado impulso a un novedoso turismo OVNI, en conjunción con cultores de la Era de Acuario.

Uritorco en quichua significa literalmente Cerro de los Loros, ya que estaba plagado de los mismos, hasta que fueron durante el siglo XX sistemáticamente exterminados debido a que eran considerados “plaga” por los pobladores al ser muy dañinos para las cosechas.

Los loros en cuestión son los muy conocidos barranqueros, aunque por un equívoco debido a la parofonía, y a la importancia de esta montaña, es común que (como a tantos otros topónimos del centro, oeste y noroeste argentino) se le atribuya una falsa etimología quechua en la que ese nombre significaría “Cerro Macho”

Una leyenda regional bastante moderna explica tal topónimo: sería así llamado no sólo por ser la cumbre que más se destaca en la Sierra Chica de la provincia argentina de Córdoba, sino porque casi inmediatamente al sur se encuentra otra montaña algo menos elevada, con dos cumbres, que recibe el nombre de “Las Gemelas”. Se dice que, según los antiguos mitos, estas gemelas eran “dos hermanas”, hijas del cacique Uritorco, quien poseía un secreto. Un brujo quiso conocer ese secreto y torturó al cacique con el fin de obtenerlo, pero aquél se mantuvo en silencio, incluso después de que el brujo matara brutalmente a sus hijas y a su mujer. Finalmente, el valeroso gesto del cacique hizo que fuerzas telúricas destruyeran al brujo, y como premio por la bravura del cacique éste fue convertido en el Cerro (de ahí el que se lo llamara Cerro Macho), sus hijas en Las Gemelas, y su amada mujer en el Río Calabalumba, que acaricia eternamente la ladera este del Cerro.

Otro relato da cuenta de un joven indio llamado Uritorco que se enamoró de la bella hija de un hechicero, quien se convirtió en un maligno perseguidor de los enamorados, maldiciendo y obstaculizando su amor. Ellos huyeron acosados por el negro demonio de la muerte, hasta que fueron alcanzados por el Uturunco, y se transformaron ambos; él, en el majestuoso e imponente cerro, y ella en las claras aguas del río Calabalumba.

 

 


https://es.m.wikipedia.org/wiki/Uritorco

Trevelin, Chubut Argentina

Trevelin es una localidad de Argentina situada en la región de la Patagonia, en el departamento Futaleufú de la provincia del Chubut.

Es base operativa de medios aéreos del Plan Nacional de Manejo del Fuego. La ciudad es famosa porque en ella se dio el plebiscito de 1902 en la Escuela Número 18 de Río Corintos, donde los colonos galeses se manifestaron a favor de la soberanía argentina en 1902 en el laudo limítrofe con Chile por la región de la cordillera de los Andes chubutense.

 

Turismo

El pueblo cuenta con dos clases de turismo, el histórico/cultural y el natural. Referido al primero, cabe destacar el Museo Municipal emplazado en el viejo molino Andes, que, recientemente modificado, ha sumado a las nuevas tecnologías para recrear la historia del Municipio, íntimamente ligada a la inmigración galesa y a la explotación triguera que alcanzó notoriedad en las primeras décadas del siglo XX, por la calidad del trigo y la harina de la región. Se encuentra en una zona con grandes lagos, ríos, lagunas, montañas, extensiones de bosques, praderas, entre otros. Se realiza pesca deportiva con mosca y spinning, reglamentado en su totalidad. El Parque Nacional Los Alerces, cercano al Pueblo del Molino y fácilmente accesible desde él, gracias a las nuevas obras viales, representa uno de los grandes atractivos turísticos de la provincia por la belleza de una naturaleza de bosques, ríos y lagos vírgenes, destacando la pureza de sus aguas, las más cristalinas y prístinas del país.

Museo Nant Fach

El molino-museo es propiedad de la familia Evans, cuyo ancestro galés Thomas Dalar Evans llegó al área en 1894. El museo del Molino está dedicado a su nombre. Actualmente está a cargo Mervyn Evans, bisnieto del pionero Evans.

 

 

Cultura


Gracias a los colonos galeses, fundadores del pueblo, este posee una rica cultura celta, proveniente del país de origen, perdurando fuertemente hasta la actualidad, gracias al canto coral tradicional, baile, idioma, Eisteddfod, etc. La capilla galesa Bethel abrió sus puertas en 1897.

Cuenta con una escuela especializada en el idioma galés. En cuanto a los eventos se encuentran la Cabalgata de los “rifleros” (galeses que acompañaron en la exploración de esta zona a Luis Jorge Fontana, enviado por el Gobierno Argentino para colonizar la región Andina) que parte del lugar de desembarco de los galeses y finaliza en Sierra Colorada, en las inmediaciones de Trevelin, recreando anualmente la gesta de finales del siglo XIX.


https://es.m.wikipedia.org/wiki/Treveli


INFO

 

Cultivo de Tulipanes 

En el mes de octubre la ciudad de Trevelin se viste de colores cuando los tulipanes florecen. El cultivo de los mismos se ha convertido en un gran atractivo turístico para la localidad que cada año convoca más turistas gustosos de apreciar los hermosos tulipanes

Desde 1997 se cultivan en Trevelin bulbos de tulipán a partir de la iniciativa de un productor local que decidió apostar por este tipo de emprendimiento no tradicional en la región. Debido a las condiciones favorables del clima y suelo, los resultados fueron muy alentadores desde el principio. Actualmente la ciudad exporta tulipanes al mundo y gran parte es destinada a Holanda. 

A principios de mayo se realiza la siembra de los bulbos y durante el mes de octubre las plantas completan su floración, brindando un espectáculo único que llena de colores al valle. Se los puede apreciar preferentemente en la segunda quicena del mes, motivo por el cual se los asocia con la celebración del Día de la Madre. 

Tras la floración, se cortan las flores para que la planta concentre su crecimiento en el bulbo. Estos se cosechan, clasifican por tamaño y variedad, pasan por un severo proceso fitosanitario y quedan en condiciones de ser empacados para su comercialización en el mercado floricultor nacional e internacional.

https://www.patagonia.com.ar/Trevelin/CultivodeTulipanes

John Steinbeck

La gente no hace viajes, son los viajes los que hacen a la gente

 

El jaguar o yaguareté

El jaguaryaguar o yaguareté , (Panthera onca) es un carnívoro félido de la subfamilia de los Panterinos y género Panthera. Es la única de las cinco especies actuales de este género que se encuentra en América. También es el mayor félido de América y el tercero del mundo, después del tigre (Panthera tigris) y el león (Panthera leo). Su distribución actual se extiende desde el extremo sur de Estados Unidos continuando por gran parte de América Central y Sudaméricahasta el norte y noreste de Argentina. Exceptuando algunas poblaciones en Arizona (suroeste de Tucson), esta especie ya ha sido prácticamente extirpada en los Estados Unidos desde principios de la década de 1900.

 

 

Se encuentra emparentado y se asemeja mucho en apariencia física al leopardo (Panthera pardus), pero generalmente es de mayor tamaño, cuenta con una constitución más robusta y su comportamiento y hábitatson más acordes a los del tigre (Panthera tigris). Si bien prefiere las selvas densas y húmedas, puede acomodarse a una gran variedad de terrenos boscosos o abiertos. Está estrechamente asociado a la presencia de agua y destaca, junto con el tigre, por ser un félido al que le gusta nadar.

 

Es fundamentalmente solitario. Caza tendiendo emboscadas, siendo oportunista a la hora de elegir las presas. Es una especie clave para la estabilización de los ecosistemas en los que habita; al ser un superpredador, regula las poblaciones de las especies que captura. Los ejemplares adultos tienen una mordedura excepcionalmente potente, incluso en comparación con otros grandes félidos,​ lo que les permite perforar los caparazones de reptiles acorazados como las tortugas y utilizar un método poco habitual para matar: ataca directamente la cabeza de la presa entre las orejas para propinar un mordisco letal que atraviesa el cráneo con sus colmillos alcanzando al cerebro

Amenazas

Entre sus principales amenazas se encuentran la deforestación de su hábitat y ecosistema, un creciente incremento de la competencia por la comida con los humanos, la caza furtiva, los huracanes en la parte septentrional de su distribución y los enfrentamientos con los ganaderos, que a menudo los matan en las zonas donde cazan ganado pues, cuando se adapta a la presa, se ha comprobado que caza ganado bovino como parte importante de su dieta; sin embargo, mientras que la deforestación para crear zonas de pasto es un problema para la especie, su población podría haber aumentado tras la introducción de ganado bovino en América del Sur al aprovecharse los félidos de esta nueva fuente de presas.  Esta tendencia a cazar ganado ha llevado a los propietarios de ranchos a contratar cazadores especializados a tiempo completo.

 

Panthera onca está calificado en la Lista Roja de la UICN como «especie casi amenazada» y su número está en declive.

 

Entre los factores que lo amenazan se incluyen la pérdida y la fragmentación de su hábitat. A pesar de que el comercio internacional de ejemplares de esta especie o sus partes está prohibido, este félido muere con frecuencia a mano de los humanos, especialmente en conflictos con ganaderos. Aunque reducida, su distribución geográfica continúa siendo amplia. A lo largo de la historia, esta distribución le ha otorgado un lugar prominente en la mitología de numerosas culturas indígenas americanas, como los mayas y los aztecas.

 


https://es.m.wikipedia.org/wiki/Panthera_onca

Albatros (Diomedeidae)

Los albatros (Diomedeidae) son una familia de aves marinas de grandes dimensiones que, junto con los proceláridoshidrobátidos y pelicanoides forman el orden Procelariformes.​ Se distribuyen por casi toda la extensión del océano Antártico, el océano Pacífico, y el océano Atlántico Sur. Están entre las aves voladoras de mayores dimensiones. Los grandes albatros (género Diomedea) tienen la mayor envergadura alar de cualquier especie existente en la actualidad. Se distribuyen tradicionalmente en cuatro géneros, aunque existe desacuerdo en cuanto al número de especies.

 

Los albatros se mueven de forma muy eficiente en el aire y utilizando el planeo dinámico cubren grandes distancias con poco esfuerzo. Se alimentan de calamarespeces y kril, bien recogiendo animales muertos o capturando su alimento vivo en la superficie del agua o buceando. Son aves coloniales y la mayoría nidifica en islas oceánicas remotas, a menudo compartiendo su territorio de nidificación con otras especies. Establecen una relación monogámica que dura toda su vida.

De las veintidós especies reconocidas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), ocho son vulnerables, seis corren peligro de extinción y tres se encuentran en peligro crítico de extinción.

 

Amenazas y conservación

A pesar de su consideración como aves legendarias, los albatros no se han librado de la presión directa o indirecta de los humanos. Cuando los polinesios y los aleutas los descubrieron, se dedicaron a su caza, hasta tal punto que llegaron a desaparecer de algunas islas (como la de Pascua). Cuando los europeos comenzaron a navegar por todo el mundo, también comenzaron a cazar al albatros, «pescándolos» desde los barcos para servir de alimento, o simplemente disparándoles por diversión o deporte.​ Este deporte alcanzó su cénit en las rutas de emigración con destino a Australia y sólo se detuvo cuando los barcos se hicieron demasiado rápidos para pescar desde ellos y cuando se establecieron regulaciones que prohibían la utilización de armas de fuego a bordo por motivos de seguridad. En el siglo XIX sus colonias, en particular las del Pacífico Norte, fueron esquilmadas para el comercio de plumas, llevando casi a la extinción al albatros de cola corta


 

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Diomedeidae

Museo paleontológico Egidio Feruglio

El Museo paleontológico Egidio Feruglio (MEF) es, en tanto que centro de exposición e investigación científica, un museo de historia natural ubicado en la ciudad de Trelew, en la provincia del Chubut, en Argentina. En él se exponen especímenes de la flora y la fauna fósilesde la Patagonia. Su superficie de exposición es de 600 metros cuadrados.

 

 

El MEF es una de las más importantes instituciones científicas de Argentina, y un indiscutido referente internacional en paleontología, tanto por los descubrimientos e investigaciones como por las muestras que se presentan. La institución cuenta con un grupo de científicos y técnicos especializados en las diferentes áreas paleontológicas, que generan constantes descubrimientos, aportando nuevos conocimientos sobre la evolución de la vida.

El museo lleva el nombre del naturalistageólogo, y docente italiano Egidio Feruglio, quién realizó importantes estudios e investigaciones en la región patagónica.

Su recorrido comienza en la vida de los hombres en la cueva de las Manos (en la provincia de Santa Cruz) y finaliza en el Big Bang y el origen del Universo.

 

Exhibiciones permanentes e itinerantes

Tanto el edificio como sus exhibiciones fueron dotadas con un diseño de vanguardia. La visita incluye un paseo programado por una línea de tiempo hacia el pasado, desde los primeros humanos habitantes de la Patagonia argentina hasta la aparición de microorganismos primitivos. La sala correspondiente a la era Mesozoica, con los dinosaurios, es uno de los puntos que más atracción despierta en la exhibición permanente. Una proyección en el microcine completa el recorrido hasta el propio origen del Universo.

Los visitantes pueden también acercarse al Dinoshop para elegir un recuerdo, al Feruglio Café, o ver una proyección en el Auditórium Germán Sopeña.

Además, el MEF administra el Parque Paleontológico Bryn Gwyn, ubicado a unos 8 kilómetros de la ciudad de Gaiman, en la zona rural de Bryn Gwyn. La exhibición a cielo abierto se despliega sobre un sendero de fácil ascenso sobre la barda sur que separa el valle inferior del río Chubutde la estepa patagónica. En un fácil ascenso, el visitante puede apreciar ejemplos de los animales que pobleron la región durante los últimos 40 millones de años.

La exhibición itinerante del MEF ha visitado numerosas ciudades tanto de Argentina (Buenos AiresMar del PlataMendoza, entre otras) como de otros países. Recientemente ha visitado, por ejemplo, AlemaniaEspañaFranciaPortugal y la República Checa. Réplicas de animales individuales también han sido presentadas en diversas exhibiciones conjuntas.

También hay una pequeña exhibición en el Aeropuerto Almirante Marcos A. Zar de Trelew.

Dinosaurios exhibidos


https://es.m.wikipedia.org/wiki/Museo

El hornero, AVE NACIONAL ARGENTINA

Furnarius rufus

El hornero común (Furnarius rufus), es una especie de ave paseriforme perteneciente a la familia de los furnáridos (Furnariidae), y que a su vez compone junto con otras cinco especies el género Furnarius. Es un pájaro pequeño que mide entre 16 y 23 cm de longitud y no presenta dimorfismo sexual aparente. Es endémico de América del Sur y está presente en una amplia variedad de hábitats.

 

El hornero común es clasificado como de preocupación menor por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza

Nido

El hornero común construye su nido principalmente entre los meses de abril y junio, comenzando la construcción entre tres y cuatro meses antes de la postura de los huevos. El nido es construido tanto por el macho como por la hembra en un período de tiempo que varía entre los cuatro días hasta alrededor de un mes dependiendo de la disponibilidad de los materiales. Durante dicho período, las glándulas salivales del hornero común se hipertrofian, hecho que le proporciona una mayor cantidad de saliva. El nido tiene la forma de un horno de barro y es construido con lodo combinado con fibras vegetales, crines, estiércol y piedras pequeñas.

Hornero sobre un nido terminado.

En el interior, un tabique divide la entrada de la cámara de incubación, que usualmente es recubierta con plumas y paja. La entrada del nido puede estar ubicada del lado derecho o del lado izquierdo, mientras que la orientación de la misma aun es un misterio. Estos nidos son ubicados en árboles u otras estructuras que permitan al hornero común tener una buena visibilidad de los alrededores. En ocasiones, los horneros comunes abandonan el nido incompleto debido a la falta de materiales. Una vez terminado, el peso promedio del nido es de cinco kilogramos. Una pareja de horneros construye cada año un nido nuevo, aunque se registraron casos en donde reutilizan los nidos. A pesar de la seguridad que provee el nido, los horneros prefieren dormir en la vegetación densa.

Los nidos abandonados de esta especie son utilizados por una amplia variedad de aves, tales como bandurritas chaqueñasbenteveos rayadosburlistos pico pardocaburés chicosestorninos pintosgolondrinas cejiblancagolondrinas pardasgorriones comunesjilgueros doradosmonjitas blancaspicabueyesratonas comunescoluditos copetones y tordos músicos.


https://es.m.wikipedia.org/wiki/Furnarius_rufus

El cóndor andino


Vultur gryphus

Especie de ave de la familia Cathartidae que habita en Sudamérica
El cóndor andinocóndor de los Andes o simplemente cóndor (Vultur gryphus) es una especiede ave de la familia Cathartidae que habita en Sudamérica. El orden al que pertenece su familia se encuentra en disputa. Se extiende por la cordillera de los Andes, cordilleras próximas a ella y las costas adyacentes de los océanos Pacífico y Atlántico. Es el ave no marina de mayor envergadura del planeta,​ no posee subespecies​ y su nombre procede del quechua kuntur.

Andean Condor – Vultur gryphus

Es un ave grande y negra, con plumasblancas alrededor del cuello y en partes de las alas. La cabeza carece de plumas y es de color rojo, pudiendo cambiar de tonalidad de acuerdo con el estado emocional del ave. A diferencia de la mayor parte de las aves de presa, el macho es mayor que la hembra. Los machos presentan el aparato reproductor de mayor envergadura del planeta.

Es un ave carroñera. Alcanza la madurez sexual a los 5 o 6 años de edad y anida entre los 1000 y 5000 msnm, generalmente en formaciones rocosas inaccesibles. Posee una tasa de reproducción muy baja; se espera que al menos ponga un huevo cada dos años. Es una de las aves más longevas, pudiendo alcanzar la edad de 75 años en cautiverio.

 

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza la cataloga como una especie casi amenazada, ya que sufre la pérdida de su hábitat y el envenenamiento por la ingesta de animales intoxicados o de los propios cebos envenenados colocados ilegalmente por cazadores y ganaderos. Varios países iniciaron programas de reproducción en cautividad.

 

Es considerada como un patrimonio cultural y natural de Sudamérica.

 

Proyecto de conservación

Condor en el Santuario Animal de Cochahuasi, PisacDepartamento del Cuzco, Peru

Los primeros cóndores criados en cautiverio fueron liberados en el medio natural en el año 1989. Donde el contacto humano con la cría natural de cóndores es mínimo; los polluelos son alimentados con títeres de guante que se asemejan a los cóndores andinos adultos con el fin de evitar la impronta de los polluelos con los seres humanos, que podría ponerlos en peligro al ser liberados, debido a que no ve a los seres humanos como un peligro. Los cóndores se mantienen en aviarios durante tres meses antes de la liberación, en el que se aclimatan a un ambiente similar al entorno donde serán liberados. A los cóndores se les realiza un seguimiento por satélite con el fin de observar sus movimientos y para controlar si aún están vivos.


https://es.m.wikipedia.org/wiki/Vultur_gryphus